Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

¿Alguna vez se ha roto un hueso?

Fractura escafoides
Fractura escafoides

Romperse un hueso es bastante doloroso e incómodo y se puede producir con mayor facilidad de la que mucha gente cree. Algunas de las formas más comunes de fracturas óseas se producen a través de caídas, resbalones, tropezones, lesiones deportivas, accidentes de automóviles y de actos violentos.


Cada año hay miles de visitas a las salas de urgencias debido a esguinces, torceduras y fracturas de huesos. Mientras que un gran número de estas lesiones están directamente relacionadas con actos inocentes y errores comunes, hay otras muchas que se deben a la negligencia de otra persona. Estas lesiones son aún más dolorosas, ya que podrían haberse evitado si la otra persona hubiera actuado de manera más cuidadosa y responsable.

Algunas de las razones más comunes de lesiones de hueso roto debido a la negligencia son las siguientes:

- Accidentes automovilísticos:

A veces, la persona responsable del accidente se distrae, hablar por teléfono, comer, enviar mensajes de texto, utilizar whatsapp o hablar con otras personas en el vehículo. Esto puede hacer que se pierda el control del vehículo, lo que acaba en un accidente. Cuando esto sucede, los huesos rotos son bastante comunes, así como múltiples otras formas de lesiones graves.

- Violencia:

Los actos violentos a menudo resultan en lesiones graves, incluyendo fracturas de huesos.

- Resbalones y caídas:

Unas de las causas más comunes de romperse un hueso son los resbalones y las caídas. Por desgracia, estos a menudo se deben a la negligencia por parte de otra persona. Esto se puede deber a una algo derramado en el suelo, condiciones de hielo que no fueron tratadas, superficies, o de otros peligros que deberían haber sido eliminados.

- Lesiones deportivas:

En la mayoría de las lesiones deportivas interviene otra persona. Hay momentos en que no se toman las suficientes precauciones, o se utiliza una fuerza excesiva, lo que acabo en una lesión o fractura de hueso. Cuando esto sucede, la persona que no tubo cuidado o empleó un exceso de fuerza puede y debe rendir cuentas.

Cada vez que usted es golpeado por algo, experimenta una fuerza, o se cae, existe la posibilidad de romperse un hueso. A veces es bastante evidente que ha sufrido una rotura de un hueso debido al tremendo dolor o al aspecto de la zona donde se produjo la fractura, pero otras veces en cambio no es tan evidente y necesitará que le atienda un profesional.


Por ejemplo, si usted sufre una rotura del escafoides (hueso situado cerca de la muñeca), usted puede pensar que simplemente se torció la muñeca y es sólo dolor.

Aunque usted no sufra una gran hinchazón o dolor en la zona, si estos no desaparecen lo más probable es que usted se halla roto un hueso. De cualquier manera, siempre se debe buscar atención médica inmediata para diagnosticar el problema.

Es muy importante que la atención médica se realice lo antes posible. Posiblemente se pueda determinar si el hueso esta roto o no con una simple radiografía pero a veces se necesitan otro tipo de pruebas de alto contraste o resonancias magnéticas.

En el caso del escafoides el hueso puede romperse y no verse en una simple radiografía, debido a que es bastante pequeño.


Retrasar el tratamiento, o no obtener el tipo adecuado de tratamiento, podría resultar en discapacidades permanentes.

Por ejemplo, si no se diagnostica la rotura del escafoides a tiempo la lesión posiblemente no se cure ya que el riego sanguíneo al hueso solo llega por un polo y el hueso acaba descalcificándose y no se une.

En este caso existen dos soluciones, utilizar un tornillo para unir las dos partes del hueso o extirpar una de las partes si esta es demasiado pequeña para utilizar el tornillo.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Top